Los hondureños, que intentan escapar de la violencia y pobreza en su país, superaron al grito de "¡Sí se puede!" una barrera de decenas de policías y militares que se apostaron con vehículos blindados. También lograron, entre gritos y empujones, derribar una valla metálica que les impedía el paso hacia la frontera.

Según Videgaray, los inmigrantes "están literalmente arriesgando su vida entera por un futuro mejor" y las incendiarias declaraciones del presidente estadounidense Donald Trump sobre la caravana deben leerse en el actual contexto político en Estados Unidos, a menos de tres semanas de las elecciones de medio mandato del 6 de noviembre.

Ni las presiones económicas, ni las denuncias internacionales de violación de derechos humanos en el marco de la represión a las protestas, parecen poner en jaque a este exguerrillero de 72 años, que ayudó a derrocar a la dictadura de Anastasio Somoza en la década de 1970 y que considera a las manifestaciones un intento de golpe de Estado.

Más artículos...