Los  movimientos de los bebés recién nacidos son involuntarios y a medida que se vaya  madurando su sistema nervioso y perfeccionando sus sentidos, el tono, la masa y la fuerza muscular se irán incrementando y el bebé adquirirá también control de los movimientos voluntarios.

En Lomas de Altamira en San Salvador, existe un hogar muy especial. Nació a través de una asociación de papitos que se organizaron para fundar un centro de apoyo educativo integral a personas con discapacidad intelectual.

El bello pueblo de Nahuizalco es la cuna de las manos que trabajan en la elaboración de los venaditos de paja. Aquí el “monte” no se desperdicia… se le da un correcto uso para fines de adornar los hogares con el fervor del espíritu navideño.

Más artículos...