La victoria le permitió a la Canarinha ganar su noveno trofeo de Copa América, una especie de sanación interior por el fracaso en el Mundial-2014, del que fue anfitriona y favorita, y que luego se repitió en el de Rusia-2018.

Arias, argentino nacionalizado chileno, fue señalado como culpable del segundo gol peruano tras salir en falso de su área y dejar desguarnecido su arco, valiéndole duros insultos e incluso amenazas a su familia en sus cuentas de redes sociales, causando una gran polémica entre los detractores y defensores del portero.

Más artículos...