Según fuentes próximas a la delegación panameña, el técnico habría reprochado al jugador unas declaraciones de éste tras el partido de Bélgica, en el que fue sustituido en la segunda parte, en las que se mostró disconforme con la decisión del entrenador de sacarle del terreno de juego.

En una cálida noche de verano, miles de personas vieron el partido en una pantalla gigante sobre un escenario improvisado en la plaza principal de Zagreb, cantando canciones patrióticas y lanzando bengalas.

Hasta que ya en el minuto 90+1 Philippe Coutinho logró poner el 1-0 después de una jugada que pasó por la cabeza de Firmino y los pies de Gabriel Jesús, desatando el delirio en el tensísimo banco de la Canarinha, que ya se veía abocada a otra crisis profunda.

Más artículos...