La Grande Place de Bruselas se tiñó de negro, amarillo y rojo este domingo. Ocho mil personas, el número máximo autorizado en ese lugar concreto por motivos de seguridad, desafiaban al fuerte calor para poder ver a los jugadores.

El tablero de ajedrez blanco y rojo típico de la zamarra nacional está por todas partes: en los capós de los automóviles, los escaparates, tranvías, autobuses, y camisetas de los meseros, trabajadores de las tiendas o presentadores de televisión.

Inglaterra, que derrotó 2-0 a Suecia en cuartos de final y jugará en semifinales contra Croacia, no necesitó en esta ocasión los goles de Kane, que previamente en el torneo solo se había quedado sin marcar en el tercer juego de la fase de grupos, que no disputó contra Bélgica.

Los jugadores croatas llegaron con cuentagotas al terreno de entrenamiento, situado en el complejo deportivo del Luzhniki, y solo faltó, al menos en el primer cuarto de hora abierto a la prensa, el autor del primer gol en la semifinal contra Inglaterra (2-1 en la prórroga).

Tras la clasificación de los croatas, el jugador de 29 años gritó "¡Gloria a Ucrania!" en un vídeo publicado por el exinternacional croata Ognjen Vukojevic. Los dos futbolistas jugaron durante su carrera en el Dinamo de Kiev, club emblema del fútbol ucraniano.

Más artículos...